Etiquetas

, , , ,

Ahora que empezó el (siempre querido y bien ponderado) otoño encontré tres razones más para confirmar mi odio completamente racional hacia el verano. Las tres cosas que se sumaron a una larga lista completamente subjetiva son: el regulador del ventilador de techo, el aire acondicionado y el disparador de las cámaras de fotos.

¿Qué tienen en común estos tres “milagros” de la tecnología? Que es más difícil manejarlos que explicarle cómo funcionan Twitter y Facebook a mi abuela. Ojo, no es que me queje de los inventos per se (?), solo de las complicadas maneras de manejarlos.

Mi abuela me muestra como uno de sus hashtags fue Trending Topic

Voy a empezar por el ventilador. Cuando yo era chico, mi abuela (la que no sabe usar ni Twitter ni Facebook) tenía un ventilador de techo en el comedor, y cada vez que íbamos a su casa y hacía un poco de calor, lo prendía. Gracias a esa experiencia aprendí que el genio que inventó el regulador de velocidad de los ventiladores no tiene nada en la cabeza. ¡¿A QUIÉN SE LE OCURRE QUE 1 ES MÁS RÁPIDO QUE 5?! Pero con el tiempo lo acepté y aprendí a vivir con eso.

Todo fue normal hasta que el año pasado me encontré con una sorpresa. No todos los swichers de los ventiladores de techo son iguales. Para algunos fabricantes, rebeldes ellos, 5 es más rápido que 1. Y me surgieron algunas preguntas: ¿Cuántas empresas de ventiladores de techo puede haber en el país? ¿Una y media? ¿No se pueden poner de acuerdo en cuál es la velocidad más rápida? Además ¿para qué necesitamos 5 velocidades? si con 3 alcanza y sobra. Pero vieron como es la industria de los fabricantes de ventiladores de techo. Mejor no me meto con ese sindicato.

El sindicato de fabricantes de ventiladores de techo corta una ruta

El ventilador no es el único electrodoméstico que me desconcierta. El manejo del aire acondicionado es todavía más complejo. Nunca en mi vida voy a saber qué hacer cuando alguien me pida que suba el aire. Puede significar que la persona tiene frío y quiere que la temperatura de la habitación suba, o puede ser que la persona tenga calor y quiere que suba la potencia del aparato para refrescar aún más el ambiente. Lo mismo pasa cuando quieren que lo baje. Como no se que hacer en esos casos, cuando alguien me pide que suba o baje el aire acondicionado me pongo nervioso y me voy al baño.

Y por último, me hincha mucho las pelotas la diferencia que hay entre los disparadores de las cámaras de fotos de las diferentes marcas. ¿Nunca les pasó que tuvieron que sacar una foto con una cámara ajena y tardaron mucho porque apretaban mal el botón? A mí me pasó varias veces y no está nada bueno. Te sentís un boludo que no sabe usar una camarita, y el forro del dueño, que posa con a su familia con el mar de Santa Teresita de fondo, te mira con cara de que pelotudo que sos, si es re fácil. Lo único positivo de la situación es ver como los que me pidieron la foto mantienen la pose más tiempo del recomendado, hasta que el dueño del aparato se cansa de su sonrisa falsa y me dice mantené apretado, o apretá y soltá rápido, o apretá, soltá y volvé a apretar para fijar el no-se-que. Al final sacar una foto es más difícil que ¿ya use el chiste de mi abuela y las redes sociales? Bueno, es difícil y listo.

Por suerte se terminó el verano y empezó el otoño, temporada de gente que se abriga de más y se caga de calor en el subte, y de boludos que se engripan porque salen los sábados a la noche en remera y hacen una cola de tres horas para entrar a un boliche de la costanera. Si fuera por mí, larga vida al otoño.

Anuncios