Etiquetas

, , , , , , , ,

Es normal que vivamos buenos momentos para los que no encontramos la manera para describirlos y, por apurados, simplifiquemos diciendo “no hay palabras para explicar lo que acabo de ver”. Pero esa simplificación es un insulto a algo que sabemos que es maravilloso. Lo de Barcelona hoy fue maravilloso y varias cosas más.

Hace algunos años, unos tipos con remeras azules y rojas hacen cosas adentro de una cancha que a muchos, en principio, nos deja sin palabras. Aunque si me pongo a pensar, en realidad, algunas se me ocurren. Pero antes hay que eliminar varias que no hacen honor a lo que el Barça nos muestra.

Definitivamente lo que hace Barcelona increíble no es porque verlo todos los fines de semana y algún que otro miércoles le da la credibilidad necesaria para hacerlo real. Portentoso tampoco porque no es una novedad que veamos cosas como la de hoy. Sorprendente menos porque hace tanto tiempo que hacen lo mismo que no puede tomar a nadie por sorpresa. Y asombroso entra en la misma categoría que sorprendente.

En cambio sí es impresionante, porque por más que lo haya visto una y mil veces no me deja de maravillar. También es estupendo porque este equipo me causa admiración. Es admirable porque no todos pueden (ni les gusta o quieren, no sé por qué) jugar así. Sin dudas es espectacular, porque lo más parecido a ir a al teatro a ver una obra que sabés que te va a gustar, o ir al cine para disfrutar esa película que tantas ganas tenés de ver, y tantas otras comparaciones… es espectacular, decía, porque el 5 a 0 de hoy es más parecido a una gran película que a un partido de fútbol de esos tantos que suelo ver por inercia o “pasión” por el deporte.

Del mismo modo que asombroso y espectacular, Barcelona es genial, y no sólo por sus jugadores, genios futbolísticos que sobran en el equipo, sino por su director técnico, que es genial en muchos aspectos. Guardiola no inventó nada. Lo que sí hizo fue perfeccionar una idea, que es más importante que crearla. Pep, como le gusta llamarlo al periodismo argentino para sentirlo propio, es más cruiffista que Cruyff, creador del primer Dream Team catalán allá en los comienzos de los ’90. No es fácil ni está bueno comparar a los dos equipos, pero si esto fuera Pokemon, la versión 2010 es la tercera evolución. Este equipo es mejor que el de 2008 y el que ganó la triple corona hace dos años era superior a aquel de 1992.

Cruyyf DT y Guardiola cerebro del Dream Team

Hay muchos otros adjetivos para describir lo que hoy alrededor de 400 millones de personas vieron por televisión (deslumbrante, estupendo, prodigioso, superlativo, destacado), pero me quedo con extraordinario. Extraordinario es una palabra que perdió significado por lo mucho que se la usa. Pero si nos acatamos a la definición, algo extraordinario es una cosa que no forma parte del orden o regla natural, o algo fuera de lo común. ¿Qué otra palabra para describir al Barça de Guardiola?

Definitivamente es un equipo que no es normal, porque parece no jugar al mismo deporte que la mayoría de sus rivales. Encima les gana de tal manera que los deja preguntándose qué fue lo que les pasó por encima. Lo mejor de todo es que lo hace en casi todos sus partidos y nosotros somos testigos. Cuando sea grande… quiero volver a ver un partido del Barça de Pep.

Anuncios