Etiquetas

, , ,

Parece a propósito. Como si hubiera estado ensayado. Trece goles entre los dos, apenas uno en contra. Y todo eso una semana antes del primero de los dos partidos parejos que Barcelona y Real Madrid tienen por año en La Liga. Como hace varias temporadas, ellos definirán el título 2010-2011.

¿Cómo no va a haber tanta diferencia en la cancha si la diferencia de recaudación es inmensa?

Entre los dos se reparten más del 30% de la plata que “la mejor liga del mundo” genera por contratos televisivos (más o menos 870 millones de dólares). Si al dinero del torneo local se le suma lo que ganan por jugar la Champions League, los dos equipos más grandes del fútbol español ingresan por año, por contratos de televisión, más de U$S 215 millones CADA UNO.

El fútbol español está en el medio de una renegociación del dinero que viene de la televisión. Pero nada de afectar a los poderosos. Real Madrid y Barcelona hicieron una propuesta que mantiene su diferencia con el resto, beneficia a algunos de los equipos más chicos y de mitad de tabla, pero perjudica a los clubes con aspiraciones.

El presidente de Sevilla, José María Del Nido, dijo que si se firma ese contrato, que ya tiene la aprobación de 31 de los 42 clubes de primera y segunda, “el título estará vendido de antemano los próximos diez años”.

El contrato, que tiene muchas posibilidades de ser aprobado, estipula que el 34% del dinero se lo repartan Merengues y Culés. Atlético Madrid y Valencia se quedarían con el 11%. El resto de los 16 equipos de primera se dividirán un 45%. El 10% que queda será destinado a los equipos de Segunda y a compensar a los que desciendan de categoría para que el impacto no sea tan grande.

Los que manejan La Liga están en el medio de un problema. Por un lado Real Madrid y Barcelona son las marcas gracias a las que el fútbol español tiene difusión, y no deben querer alterar el statu quo que tanto rédito les dio. Por otro, si las diferencias de recaudación siguen aumentando, el torneo español se parecerá cada vez más a la Premier League, pero no la de Inglaterra, sino la de Escocia.

Allí, desde 1986 Celtic y Rangers se dividen los trofeos. El último equipo campeón antes de los dos gigantes fue el Aberdeen de Alex Ferguson que ganó la liga en 1984 y 1985 antes de irse a Manchester United.

 

Un joven Ferguson junto a Mark McGhee, actual DT de Aberdeen

Si en España no quieren tener un torneo como el escocés, en el que 10 equipos compiten por el tercer puesto (es un torneo de 12) los dirigentes tienen que estar dispuestos a reacomodar el tablero. Aunque no creo que eso vaya a pasar en el corto plazo.

Anuncios