Lewis Hamilton no fue noticia en 1997, cuando tenía 12 años, pero debería haberlo sido porque tras ganar varios títulos en kart, la escudería, también británica, McLaren lo contrató para ayudarlo a desarrollarse como piloto. Pasaron los años y en noviembre de 2006 sí apareció en varios medios porque la escudería que había confiado en él cuando era un niño decidió nombrarlo piloto oficial. Tendría el privilegio de escudar al reciente bicampeón del mundo Fernando Alonso que llegaba a McLaren para seguir ganando.


Los expertos británicos tenían muchas esperanzas depositadas en Lewis, y pensaban que pasar su primer año arriba de un F1 junto a Alonso iba a ser la mejor forma de acomodarse en la categoría y aprender de un gran piloto. Lo que no esperaban era que en 2007 Hamilton fuera a pelear el campeonato con otra de las grandes promesas de la categoría, y piloto de Ferrari, el finés Kimi Raikkonen.

Tras dos años de ausencia gracias a la aparición de Alonso, la categoría reeditó uno de los grandes duelos de fines de los ’90 y principios del 2000 entre Ferrari y McLaren, con Schumacher y Hakkinen que hacían cosas como ésta en el medio de una carrera (qué genio el bicampeón del Mundo).


Pero al final, en los últimos meses del 2007 el inglés sintió la presión y su juventud le jugó una mala pasada. De las últimas 5 carreras apenas ganó una, y se subió al podio en otra. También se retiró en el Gran Premio de China que fue ganado por Raikkonen. Llegaron a Brasil y Hamilton tenía una ventaja de 7 puntos. Necesitaba cuatro para asegurarse el título (5º puesto). No pudo. Fue 7º y Raikkonen ganó la carrera. El finés sumó un total de 110 y el británico 109. Alonso fue 3º en la carrera y el campeonato.


Decepcionado pero con muchas ganas empezó el 2008. Ganó el primer Gran Premio en Australia y siguió cerca de la punta del Mundial hasta la última carrera. Otra vez en Brasil se iba a definir el campeón, ésta vez con el otro piloto de Ferrari, el local Felipe Massa que llegaba a San Pablo a 7 puntos de Hamilton. Massa partió primero y nunca soltó esa posición. Hamilton había logrado el 4º lugar en la clasificación y podía hasta perder un lugar para ser campeón. Pero volvió a fallar y fue superado por Timo Glock que lo dejó 6º. Hasta que en la última curva, con el box de Ferrari festejando la victoria y el campeonato de Massa, Hamilton pasó al piloto alemán y sumó los 4 puntos que necesitaba para convertirse en el campeón más joven de la historia de la categoría.


El de 2009 fue un Mundial raro en el que Button y Barrichello, de la mano de una especie de doping técnico, dominaron el campeonato de punta a punta. Ninguno de los equipos grandes pudo hacerles sombra por lo que McLaren decidió a mitad de año dedicarse a desarrollar el auto de 2010.

Con la intención de volver a estar en los primeros planos, el director del equipo Martin Whitmarsh contrató al último campeón Jenson Button para hacer dupla con Hamilton. Con la suma de Button la escudería volvió a ser completamente británica y desde el principio del torneo anunciaron que entre los dos pilotos no iban a haber secretos y que ninguno iba a tener prioridad.

El fin de semana, en Spa Francorshamps, Hamilton ganó y se subió a la cima de Mundial con seis carreras por correr. Button era segundo hasta que Vettel se lo llevó por delante y lo hizo abandonar. Desde el equipo destacan la buena relación de los dos fuera de la pista y para promocionar esa relación los dos últimos campeones del mundo grabaron una serie de “comerciales”.

Acá se los puede ver intentando armar sin ayuda de los ingenieros el monoplaza:


Acá manejan la (buenísima)camioneta de Vodafone hasta el Gran Premio de Gran Bretaña:


Acá prueban el nuevo modelo de McLaren, MP4-12C, que salió a la venta este año:

Y por último Lewis Hamilton cumplió su sueño. Su ídolo de la infancia era Ayrton Senna que corrió en McLaren entre 1988 y 1993 y ganó los títulos del ’88, ’90 y ’91. En este video Hamilton se sube al monoplaza del primer campeonato de Senna, el MP4-4 (no antes de admirarlo con Button):


Se nota la emoción del inglés que recién volvía de ganar en Canadá. En la entrevista habla de lo difícil que era manejar esos autos y lo inseguros que eran. La caja de cambios era manual y en carreras como la de Mónaco, dónde hay que cambiar de velocidad muchas veces, los pilotos manejaban con una sola mano. También acepta que los coches de hoy son más sencillos de llevar.

Pero para que lo vean, les dejo un video de cómo manejaba el brasilero el auto al que se subió el campeón del Mundo de 2008:


Ah, y no sólo era un gran piloto, era una gran persona. En el video pueden ver como se bajó de su auto para ayudar cuando vio que Erik Comas se estrelló durante la sesión de clasificación:

Anuncios