Holanda vs Eslovaquia

Holanda está en los cuartos de final casi sin transpirar. En un partido parejo las individualidades fueron las que marcaron la diferencia. Mientras los eslovacos no sabían que hacer con la pelota cuando la tenían, llegó el gol y cambió el partido.

Eslovaquia eliminó a Italia en la primera ronda del Mundial, y le quitó al mundo la posibilidad de ver un clásico en los octavos de final. Sin embargo el partido prometía ser entretenido porque los dirigidos por Vladimir Weiss (padre) juegan un fútbol bastante más ofensivo de lo que se cree.

Por el lado de Holanda íbamos a tener el privilegio de ver a Arjen Robben, uno de los mejores jugadores de la actualidad, cómo titular por primera vez en el torneo.

El DT de los Países Bajos puso en cancha a Stekelenburg al arco. Una línea de cuatro defensores formada por van der Wiel en la derecha, Heitinga y Mahijsen en el centro y van Bronckhorst por izquierda. Dos volantes de contención, de Jong y van Bommel. Tres jugadores dedicados a la creación, Robben, Sneijder y Kuyt y Robbin van Persie como único delantero definido.

Eslovaquia salió con Mucha en el arco. Cuatro defensores, Pekarik, Martin Skrtel, Durica y Zabavnik bien parados atrás. Un mediocampista central, Kuka, junto al creador Hamsik. Y tres hombres dedicados al ataque, Stoch, Wiess y Jendrisek un poco más atrás que Vittek.

El partido empezó bien parejo y con los dos equipos luchando por la posesión en la mitad de la cancha. Éste juego le convenía a Holanda, porque ellos no precisan mucho de la pelota para generar riesgo. En cambio, los eslovacos necesitan el balón para elaborar su juego de ataque desde el centro del campo. Y tras una ofensiva eslovaca mal terminada, un contraataque le dio la ventaja a la naranja.

Robben recibió la pelota en el lugar de la cancha que más le gusta, hizo su clásica jugada de ir hacia el centro y dejó mal parados a los defensores que no pudieron evitar el remate que entró por el primer palo. Pero más allá del mérito individual del jugador de Bayern Munich, Robbin van Persie hizo un gran movimiento para despistar a los centrales que llegaron tarde para frenar a Robben.

A partir de allí el partido cambió. Los de van Marwijk se armaron bien en defensa y le permitieron pocas situaciones de riesgo a sus rivales. El cuadrado formado por los marcadores centrales (Heitinga y Mathijsen) y los dos volantes de contención (van Bommel y de Jong) obligó a los eslovacos a intentar por los costados sin mucho éxito.

El primer tiempo terminó 1 a 0 gracias a la gran capacidad individual de Robben. Sin su aparición la balanza no se habría inclinado tan fácilmente.

La segunda etapa mostró a Eslovaquia un poco más arriba en el terreno. Los jugadores destinados a la creación y su delantero ofrecieron mucha movilidad y esto ayudó a que la defensa naranja retroceda unos metros. Sin embargo, y más allá buscar mucho el arco rival, los europeos del este no tenían las individualidades para vencer a una defensa que se paró bien durante todo el partido.

Con el otro equipo presionando mucho, los delanteros de Holanda esperaron su oportunidad. El partido le exigía cambios a van Marwijk. La posibilidad concreta de una salida rápida tras un mal ataque del rival era el escenario ideal para un jugador que había mostrado su talento en la fase de grupos. Elijero Elia entró por Robben, que está volviendo de una lesión, para aprovechar los espacios dejados por Eslovaquia.

Al final la presión no fue lo suficientemente fuerte como para vulnerar a Stekelenburg y tras un tiro libre jugado rápido por van Bronckhorst en la mitad de la cancha, Kuyt evitó a Mucha y le regaló el gol de Sneijder. El 2 a 0 sentenció el partido por más que los de blanco siguieron intentando. Con los tres minutos de tiempo adicional cumplidos, el árbitro cobró una infracción del arquero holandés en el área y los eslovacos pudieron descontar gracias a Vittek, uno de los goleadores del torneo con 4 tantos. Pero el partido terminó antes de que puedan sacar del medio.

Hasta ahora Holanda da la sensación de no haber mostrado todo su potencial. Los tres partidos que jugó los ganó, pero con marcadores que no revelan lo sucedido en el partido. Por más que siempre fue superior a sus rivales, todavía no se enfrentó a uno de los candidatos. Los cuartos de final frente a Brasil serán más complicados para un equipo que todavía no llegó a su máximo potencial.

Anuncios