Uruguay vs Corea del Sur:

Los de Tabares se pararon con cuatro defensores (Maxi Pereira, Lugano, Godin y Fucile), tres volantes (Pérez, Arevalo Ríos y Alvaro Pereira) y tres delanteros (Cavani, que cuando Uruguay no tenía la pelota bajaba a la altura de los mediocampistas, Forlán y Suarez).

Los asiáticos salieron con una especie de 4-2-3-1/4-4-1-1. Pero lo más importante era que, en el primer tiempo los laterales pasaron poco y nada al ataque, y los dos volantes centrales siempre estuvieron en posiciones defensivas. Esta vez Ji Sun Park jugó por la izquierda, lo que impidió que Maxi Pereira acompañara el ataque.

El partido fue muy parejo. Los dos equipos defendieron bien, e intentaron atacar al rival. Los coreanos corrieron mucho y bien, fueron muy ordenados en todos los aspectos, pero hay algunas cosas que no se pueden compensar corriendo. La calidad técnica de los tres delanteros uruguayos fue la que marcó la diferencia.

Los sudamericanos salieron a jugar el segundo tiempo muy atrás en el campo. Le cedieron la pelota a Corea, pero no supieron que hacer. Los marcadores de punta fueron mucho hacia delante y generaron constantemente superioridad en la mitad de la cancha. Lo cierto es que el empate coreano se veía venir, porque era mucha la presión que estaba metiendo sobre la celeste. A los 23’ del segundo tiempo Lee Chung Yong puso el 1 a 1.

A partir de ese momento Uruguay se soltó y los volantes empezaron a jugar más. Entró Lodeiro por Maxi Pereira para tener más juego en la mitad de la cancha. Cuando los de Tabares estaban empezando a acorralar a los asiáticos, apareció de nuevo Luis Suarez para meter éste golazo. Corea volvió a intentar, pero los defensores uruguayos y los dos volantes centrales hicieron un gran trabajo.

Fue un encuentro muy equilibrado, que fue definido por la aparición de las individualidades uruguayas que hicieron su parte. En cuartos tendrán a un rival complicado que sí tiene jugadores capaces de cambiar un partido.

Anuncios