En el día del feo debut de Italia, Holanda dejó sabor a poco. Aunque parezca que no tiene hilo temporal, esta afirmación se refiere al 14 de junio de 2010, fecha en la que el último campeón del mundo se presentó por primera vez en Sudáfrica, y también día en el que La ex Naranja Mecánica (porque sería una falta de respeto comparar a aquel equipo con éste) no pudo con los once defensores de Dinamarca.

Antes de analizar Italia – Paraguay, voy a enumerar algunas cosas interesantes y no tanto del partido entre Dinamarca y Holanda.

La idea de los de naranja estuvo clara (¿Cuándo no?). Atacar con la mayor cantidad de gente posible, sin dejar muchos agujeros atrás.

Jugó con cuatro defensores: Heitinga y Mathisen en el centro, y Van der Wiel y Van Bronckhorst (también conocido como Lord Voldemort: el innombrable) por los costados. Tanto Voldemort como Van der Wiel intentaron pasar al ataque para ofrecerle otra opción a los del medio.

Delante de los defensores jugaron De Jong junto a Van Bommel. Estos dos buenos volantes centrales son los que le dan equilibrio a Holanda.

Pero lo más importante de los dirigidos por Bert Van Marwijk son los cuatro jugadores dedicados exclusivamente al ataque. Wesley Sneijder por el medio, unos metros delante del doble cinco; Rafa Van der Vaart y Dirk Kuyt por izquierda/centro y derecha respectivamente; y Robin Van Persie cómo delantero centro.

Dinamarca, inclusive desde la formación, propuso un partido bien defensivo ya que se plantó con cuatro defensores con un volante de contención unos metros delante de los dos centrales (Jacobsen, Kjaer, Agger, S. Poulsen abajo y C. Poulsen un poco más arriba). Otros cuatro mediocampistas a lo ancho de la cancha (Rommedahl, Kahlenburg, Jorgensen y Enevoldsen), de los cuales uno o dos (Rommedahl y/o Kahlenburg) tenían capacidad de sumarse al ataque. Y un delantero que fue puesto ahí para aguatar las pelotas aéreas y esperar compañía (Bendtner).

¿Por qué Holanda no pudo quebrar el arco de Sorensen?

-Porque sus dos jugadores creativos (Sneijder y Van der Vaart) se molestaban entre ellos. El DT holandés, que no contó con Arjen Robben lesionado, intentó hacer jugar al de Real Madrid por la izquierda, pero no funcionó. Rafa y Wesley se movieron por lugares parecidos, por lo que la defensa danesa los marcaba a los dos juntos sin mucho esfuerzo.

-La solución llegó en el segundo tiempo, cuando con el partido 1 a 0, Van Marwijk puso a Eljero Elia (una de las promesas de los Países Bajos) por Van der Vaart. El ingreso del jugador de Hamburgo en Alemania le dio la apertura por izquierda que Sneijder necesita para desarrollar su juego. Es más, el segundo gol de Holanda llegó tras un gran pase del ex Real Madrid para Elia, que definió con un tiro al palo, pero Kuyt agarró el rebote y la metió.

De Dinamarca no tengo nada bueno para decir, así que no voy a decir nada más que me pone contento que otro de los equipos que no apostó a ganar haya perdido.

Y hablando de Roma (?)…

Italia jugó con Paraguay en el otro partido de hoy que prometía ser atractivo. Pero tras el bodrio de Francia – Uruguay, y la incapacidad de Holanda frente a Dinamarca decidí no esperanzarme.

Por suerte, el partido fue entretenido, y con mucho suspenso en el final debido a que los sudamericanos terminaron con diez porque Jonathan Santana se lesionó (no salió de la cancha, pero se quedó parado) y “Tata” Martino no tenía más cambios.

Paraguay jugó a lo que sabe. Ir para adelante, pero con muchos resguardos. Los dos laterales, Morel Rodríguez y Bonet, pasaron poco y nada al ataque. Los intentos ofensivos dependieron exclusivamente de Nelson Haedo Valdés (que consiguió el tiro libre que terminó en el gol de Alcaraz) y de Lucas Barrios. Puede no gustar como juegan los paraguayos, pero lo cierto es que juegan todas las pelotas al límite.

El rival de los dirigidos por Martino es un viejo conocido del mundo del fútbol. ¿Qué hay para decir de Italia que no se sepa? Pocas ideas claras, y las escasas que tuvieron las ejecutaron mal. El gol del empate llegó de un corner, y tras una mala salida de Justo Villar.

Por suerte, en los últimos 15’, los europeos decidieron que querían ganar el partido, y fueron para adelante como locos (siempre teniendo en cuenta que son Italia). Al final no encontraron el segundo, y fue un punto para cada uno.

De Japón y de Camerún no voy a hablar porque no mostraron nada interesante (por lo menos en la hora que vi).

Primer lunes de Mundial. Lo bueno es que todavía nos queda por ver a uno de los campeones que todavía no jugó (Brasil, mañana a las 15.30) y al principal candidato (España, el miércoles a las 11.00). Veremos que nos ofrecen.

Anuncios