El dominio del fútbol inglés sobre la Champions League durante los últimos años es indiscutible. Tanto es así que las últimas 3 semifinales estuvieron plagadas de equipos de la isla: 2006-2007 Manchester United vs. Milan, y Chelsea vs. Liverpool; 2007-2008 Barcelona vs. Manchester United y Liverpool vs. Chelsea otra vez; y 2008-2009 Barça vs. Chelsea y Arsenal vs. Manchester United.

Pero éste poderío británico en la competición europea más importante a nivel clubes también se puede ver si consideramos que su versión 2010 es apenas la segunda en diez años sin equipos anglosajones entre los cuatro mejores. La última vez fue en la 2002-2003, cuya semifinal fue tuta italiana, con el Real Madrid colándose entre Milan, Inter y Juventus.

Sin embargo no siempre los ingleses estuvieron en las instancias finales de la Champions League. Si observamos que desde que se llama así (1992-1993) hasta el comienzo del nuevo milenio, sólo dos veces un equipo británico llegó a las semifinales: una en 1997 y otra en 1999. Y para colmo fue el mismo conjunto el que lo hizo las dos veces: el Manchester United de Sir Alex Ferguson, que se consagró en la recordada final del ’99 contra el Bayern Munich.

Claramente, en los últimos quince años, la Premier League ha crecido mucho. Incluso, para mucha gente (entre la que me encuentro), es la mejor liga del mundo por encima de la española y la italiana. Pero por ahora, la evolución de la competición local no vino acompañada de un buen desempeño de la selección, al contrario de lo que ocurre en España, dónde un gran equipo nacional se complementa con un muy buen campeonato doméstico.

Sudáfrica 2010 será una buena prueba no sólo para los seleccionados por Fabio Capello, sino también para el fútbol inglés en general.

Anuncios