El triunfo de la selección sobre Alemania a principios de Marzo fue útil por diversos motivos. Por un lado, nos dio una pauta general de la idea futbolística de Diego Maradona (bien cerrados atrás, defensa sólida y salir de contra). Además es probable que los 18 convocados para ese encuentro, sumando un arquero, y uno por línea, viajen a Sudáfrica. Pero sobre todo, le sirvió al cuerpo técnico para ganarse un vuelo sin turbulencias al Mundial.

Ayer Boca derrotó a un pálido River en un devaluado Super-clásico. Lo más importante del partido fue la actuación consagratoria del chileno “hecho a medida de boca” (dixit Bielsa) Medel, y una nueva confirmación, si es que era necesaria, de la calidad de Juan Román Riquelme. Calidad que trajo consigo el pedido, por parte de mucha gente, de su vuelta a la selección.

A 77 días del Mundial no es momento de intentar reconstruir la relación Maradona-Riquelme. Es momento de tratar de consolidar a un grupo que, aunque podría ser mejor (Riquelme, Cambiasso y Banega), es el que el Director Técnico y sus ayudantes han elegido para representarnos en Sudáfrica.

Menos mal que Argentina le ganó a Alemania allá por el 3 de Marzo, porque si llegaba a perder, Román no estaría solo en esa lista de demandas que los “periodistas especializados” tienen siempre bajo la manga.

Anuncios