Dicen que los detalles son lo más importante en muchos aspectos de la vida. No se si del todo cierto, pero se que en el resultado final, cuando uno vuelve atrás para analizar lo ocurrido, se da cuenta de que las pequeñas cosas que hizo bien o mal cambiaron el rumbo de esa situación.

Esto es muy aplicable al tenis. Una desatención en un determinado momento del partido puede generar que pierdas el set, y que después tengas que luchar el doble para terminar ganando el encuentro.

Pero en este caso no me voy a referir a momentos durante el partido, sino a un pequeño detalle que nos vuelve a confirmar (en caso de que sea necesario) que Juan Martín del Potro es uno más de los grandes del tenis actual.

Cuando terminó el partido que Juan le ganó al alemán Florian Mayer, y después del habitual saludo al público, “La torre de Tandil” se sentó en su banco, sacó de su bolso un reloj, y se lo colocó.

¿Cuál es el objetivo de una empresa de relojes al pagarle a un tenista para que use uno de sus productos?

Simple: cuando ese tenista levante un trofeo, en la foto va a salir un reloj indicando que todo aquel que tenga uno como esos va a ser campeón de tenis.

Y para agrandarlo aún más a Juan Martín, los únicos que pude observar que tengan una marca de relojes que les paguen para que se los pongan antes de levantar un trofeo son Roger (Rolex, como no podía ser de otra forma) y Rafa (Time Force).

Así que esperemos que esa empresa dedicada al tiempo tenga razón en haber apostado a Delpo, y felicitaciones a Juan por pasar a la cuarta ronda de Australia, en la que seguramente se tenga que enfrentar al jugador que más se le parece tenísticamente: Marin Cilic.

Anuncios