Sin duda, uno de los mejores gambeteadores que el fútbol tuvo o va a tener. Campeón del mundo en Chile 1962, siendo protagonista y líder absoluto de su selección tras la lesión de Pelé, quien lo ha llegado a considerado su superior.

En la primera fase de esa Copa del Mundo, Brasil se enfrentó a Checoslovaquia en el segundo partido del grupo. Y para agrandar el mito, les dejo un fragmento de una nota que escribió Ezequiel Fernández Moores para Cancha Llena:

(…)Mané lleva la pelota atada a su botín derecho. Gambetea cuatro veces seguidas a su marcador checoslovaco. Vuelve sobre sus pasos. El marcador no quiere exponerse a una nueva humillación y lo espera con los brazos en la cintura. Mané lo espera como un torero. Se queda diez segundos eternos con la pelota. Hasta que el defensor se anima a salirle y Mané vuelve a superarlo. Amagando otra vez para adentro y desbordando por afuera. Cuenta la leyenda que en el vestuario el DT checoslovaco reprocharía al defensor. “¿No te dije que él siempre amaga del mismo modo?” “Sí, pero lo que no me dijo fue cuándo.”(…).

Al 1’ 09’’ de éste video pueden ver como éste genio de piernas chuecas (una le medía 6cm más que la otra) volvió loco a los defensores checoslovacos:

http://www.youtube.com/v/dJOGRWkWcIc&hl=es_ES&fs=1&

Mané falleció un 20 de Enero de 1983 por causas relacionadas con el alcohol. Pero para los hinchas del fútbol, sus gambetas serán inmortales.

Anuncios