Completamente incomprobable y casi insostenible, pero es una sensación que hace tiempo me acompaña, y está fundamentada por argumentos completamente subjetivos que no voy a describir ahora, ya que no viene al caso.

En el deporte no hay duda de esto: la mayoría (por no decir todos) fueron inventados por y para los hombres. Sin embargo, la mujer ha ido ganando espacio, incluso haciéndose dueña de algunas disciplinas y protagonizando otras que antes eran exclusivamente masculinas, y esto le hace bien a la práctica deportiva.

El mundo motor es uno de los ambientes más masculinos de todos. Los autos y las motos son automáticamente relacionados con la testosterona y por eso el desembarco de una mujer en la F1 sería una gran movida marketinera.

Hay una piloto que a fuerza de campañas relativamente buenas y acompañada de mucha publicidad, se ha convertido en una de las pocas con posibilidades concretas de subirse a un monoplaza de la máxima categoría. Se llama Danica Patrick, y actualmente se desempeña en el automovilismo estadounidense.

Es sabido que no es necesario ser la persona más capacitada para manejar un fórmula 1 siempre y cuando tengas el dinero suficiente para hacerlo realidad.

En relación con esto, el viernes, la Federación Internacional del Automóvil creó una comisión para fomentar la participación de la mujer en el deporte motor, tanto como pilotos, administradoras, e ingenieras de los equipos. Estará presidida por Michelle Mouton, una ex piloto de Rally francesa de la década del ‘70.

Es una buena medida tomada por la FIA, aunque la participación de la mujer en el automovilismo (no sólo mostrando sus atributos físicos) debería haber sido impulsada hace varios años.

Me imagino que en nuestro país, las mujeres tienen las mismas posibilidades que los hombres de subirse a un auto de carreras…no?

 

Anuncios